Archivos para febrero, 2012

A Un Paso del Cielo

Publicado: febrero 15, 2012 1:20 pm en Crónicas, Pensamientos

El hombre nunca mira al cielo porque siempre lo tiene a la vista.

Cortesía de Conversandoenpositivo.cl

Enero 2006, Phoenix, Az. Mi abuela materna, sufriendo de cáncer terminal, es llevada de urgencia al hospital y, junto a mis hermanos, soy llevado a la casa de un tío para que no presenciemos directamente la tragedia que estaba ocurriendo. A los pocos días tuvimos la oportunidad de despedirnos con mi abuela convaleciente e irnos a Juárez para que mi madre y mis tíos pudieran arreglar el funeral. Su despedida fue anunciada, mi familia sabía que el momento se acercaba, pero esto no aligero la noticia.

El fin de semana, junto con varios jóvenes candidatos a confirmarse, tuvimos una charla con una mujer mayor activa en la iglesia, de la cual si les dijera el nombre les mentiría. Tras una corta charla sobre teología, la conversación dio un giro un tanto inesperado. La mujer preguntó “¿Alguna vez han sentido la presencia de Dios entre ustedes?”, a lo que se escucho una casi unánime sí. Cuando ella pregunto por experiencias, la respuesta no fue ni remotamente tan animosa; todos tuvimos alguna experiencia divina, todos hemos vivido algo parecido, pero que difícil parece hablar de ello y a veces recordarlo resulta doloroso.

Para romper el hielo, ella comenzó contando su experiencia. Con una ancha sonrisa en los labios, nos comento lo afortunada que es por tener la experiencia de sentir la presencia de Dios a cada momento; para sorpresa de todos, es voluntaria en un hospicio (hospital de enfermos terminales). Estando al borde de la muerte, los enfermos invocan desesperadamente al Señor, y ella es testigo de como Dios responde y esta presente durante la travesía de estas personas entre la vida y la muerte, y es testigo de como el Señor toma su último aliento y viajan en paz.

Estábamos atónitos. Nunca me han gustado los hospitales por empatía al sufrimiento ajeno, me deprime ver a los convalecientes y me entristece visitar a los enfermos, pero ver la felicidad en el rostro de esta mujer que presenciando la muerte día a día podía disfrutar de su labor e incluso agradecer por el privilegio de compartir su tiempo durante las últimas horas de esas personas. También cuenta que en una ocasión, un enfermo al borde de la demencia le hablaba de una puerta enorme y cerrada que no podía abrir y no lograba conseguir la llave. Pocas horas antes de su partida, le dijo alegre a la mujer que por fin había encontrado la llave, así pudo proseguir su camino a través de las puertas del cielo.

No cabe duda que el cielo esta donde uno lo pueda ver.

Los dejo con un clásico del Folk-Rock americano, “Knock Knockin’ On Heaven’s Door” de Bob Dylan. Esto es “Así pasa cuando sucede”, espero que esta entrada les deje algo que pensar. Dejen un comentario dando clic en la burbuja a la derecha del título, gracias por su tiempo, nos vemos pronto.

Domingo triste

Publicado: febrero 5, 2012 8:02 pm en Musica
Etiquetas:,

La música puede dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido. – Leonard Bernstein

Extraida de mhmcintyre.us/

Primavera de 1933, Budapest, Hungría. Tras pedir una canción a los músicos de un café cualquiera, un joven corre presurosamente a su casa y se quita la vida lanzándose por la ventana. Después de este suceso, se siguieron registrando casos de suicidios relacionados con esta canción involucrando militares, personas de diversas edades e interpretes de esta pieza, la BBC y diversas estaciones de radio húngaras tomaron la decisión de vedar dicha canción de su repertorio, y fue entonces cuando “Domingo Triste” le dio la vuelta al mundo.

Al morir su prometida, el pianista y compositor László Jávor escribió el poema “Gloomy Sunday” como desahogo por la repentina perdida, después dicho poema fue tomado por el compositor Rezső Seress, quien escribió música a este y, tras el rechazo de diversas productoras, logro publicar su obra. A Domingo Triste se le atribuyen a lo menos trece suicidios registrados (más de cincuenta según algunas fuentes) en los que la víctima se encontraba escuchando ‘la canción maldita’ junto a un tocadiscos, estuvo escuchando repetidamente la pieza o escribió parte de la letra en su nota suicida.

En 1936, aprovechando el furor que estaba causando “Gloomy Sunday” en su país de origen y bajo el pseudónimo de “Canción húngara del suicidio”, la inolvidable Billie Holliday comenzó a interpretar dicha canción dentro de su repertorio y a partir de su versión, Domingo Triste obtuvo fama internacional.

¿Qué hace de Domingo Triste una canción tan trágica? La letra habla del deseo del escritor de quitarse la vida tras la pérdida de su ser amado con versos desgarradores como:  “Angels have no tought of ever returning you, Would they be angry if I thought of joining you? (Los angeles no han pensado dejarte regresar, ¿se molestaran si yo pensara en acompañarte?)” o “Death is no dream, for in death I’m caressing you (La muerte no es un sueño, a través la muerte te estoy acariciando).”A pesar de la perdida de intensidad en el momento de adaptar una canción de un idioma a otro, la carga negativa de la obra maestra de Seress es tal, que al momento de traducirse de húngaro a inglés se le agrego una estrofa alegre que habla de como el narrador solo se hallaba soñando y su amada se encuentra dormida a su lado, estrofa bastante sosa a mi gusto, pero útil con fines comerciales.

Musicalmente, la canción es una digna tragedia griega. Las frases musicales no tienen conclusión concisa, como si se estuvieran haciendo una pregunta tras otra y cuando finalmente la cadencia parece dirigir a una respuesta, esta termina siendo la misma pregunta. Los bajos de la composición de Seress se mueven frase por frase en retroceso, recurso utilizado por compositores para hacer especialmente triste alguna pieza musical.

En 1968, Rezső Seress falleció tras lanzarse de la punta de un edificio en Budapest; según rumores, Seress era un hombre depresivo y solitario. De Jávor nunca se volvió a saber nada. La interpretación de Holliday inspiró a diferentes músicos de distintos géneros a incluir Domingo Triste en sus repertorios, algunos ejemplos son la leyenda del Rock americano Elvis Costello,  la virtuosa soprano Sarah Brightman, el cantante de tango Agustín Magaldi en español, la cantante gótica Björk y mi favorita, la versión de la banda experimental Portishead.

Los dejo con la versión de Gloomy Sunday de Sarah Mclachlan, esto es “Así pasa cuando sucede,” espero que la entrada haya sido de su agrado. Den clic en ‘Me gusta’ en la página de Facebook a la izquierda del texto.

Mismos rostros, distintos trajes

Publicado: febrero 4, 2012 1:06 pm en Crónicas, Pensamientos

“La personalidad es al hombre lo que el perfume es a la flor” -Charles M. Schwob

Tras una búsqueda desesperada en el armario por encontrar una camisa decente que vestir en la feria de carreras en la universidad y soportar el molesto trafico matutino, llegué a la escuela vestido de traje, con una corbata a rayas y saco negro. Pasé a saludar a mis camaradas camino a la feria y entre elogios por el no tan usual traje, un comentario me llamo la atención. “Ese no eres tú,” a lo que respondí chuscamente “Es mi vestimenta de empresario.”

La personalidad es lo que nos distingue unos de otros, la moral, nuestras creencias, nuestras opiniones. Si andamos por las calles de la ciudad, veremos trajes, vestimentas, la fracción de personalidad que el individuo este dispuesto a compartir con el ojo público que mediocremente juzga a partir de la ignorancia. De tal manera salimos al sol, vestidos para la ocasión, esperando que alguien note en nuestros rostros un mensaje oculto que no nos atrevemos a mostrar públicamente, pero cómo nos aferramos a que debe ser notada por alguien como si lleváramos el mensaje colgado en nuestro cuello.

Como leí en una frase trillada pero muy cierto, nuestra actitud varia con la situación, nuestra personalidad no. Puede que no me comporte de la misma manera en clase y entre amigos o en casa y en la calle, pero mi rostro no cambia. Mi personalidad siempre es la misma, mis creencias no cambian con la situación, tampoco mi forma de ser; podrás verme con un traje distinto dependiendo de mi compañía o la ocasión, no somos seres lineales que mantenemos la misma actitud ante distintas situaciones, pero nuestra personalidad sigue intacta.

Podemos hablar de similar manera de aquellos que no tienen la oportunidad de conocerse a ellos mismos y usan mascaras para esconder sus rostros por temor a ser rechazados, pero será tema de otro día. Esto es “Así pasa cuando sucede”, si les gusto la entrada compártanla y regálenme un ‘Me gusta’ en el recuadro de Facebook a la izquierda del texto o un comentario dando clic a la burbuja a la derecha del titulo. Un caluroso saludo.