Archivos para enero, 2013

El bueno, el malo y el antihéroe

Publicado: enero 28, 2013 9:26 pm en Crónicas, Miscelanea

Basta un instante para hacer un héroe y una vida entera para hacer un hombre de bien. -Paul Brulat

IMG_2163Desde la infancia, se nos inculca un arquetipo del héroe, un ser con cualidades sobrehumanas, siempre noble y desinteresado, dispuesto a sacrificarse por el bien común. En la mitología griega, se le llama héroe a un ser descendiente de un dios y un humano, “Más que un hombre, pero menos que un dios”. Un ser semi-inmortal, rayando en la perfección, de altas expectativas y, aunque difiera de la definición griega, un hombre de cualidades éticas irrevocables, que casualmente siempre encajan con las requeridas por la situación.
Sin embargo, la imagen del héroe resulta ya arcaica estos días. El hombre se ha aceptado como un ser con limitaciones físicas y mentales. Hoy en día necesitamos héroes humanos, imperfectos, pero indispensables tal cual son. Necesitamos héroes con los cuales identificarnos, no imágenes utópicas. Si bien, la fe de muchos como yo está basada en la imagen del Cristo perfecto, crucificado y ofrecido como cordero limpio de error, también necesitamos un rey David, salvador de Israel, quien tuviera una aventura amorosa con Betsabé, provocara la muerte de su esposo, procreara un hijo con ella y escribiera así uno de los episodios más trágicos del antiguo testamento.

El mundo está cansado de la inmortalidad de Superman y de la aburrida caballería de Beowulf. Necesitamos antihéroes. Seres imperfectos, con un concepto propio de justicia y un propio método de buscarla. No estoy hablando de mercenarios, que son asalariados de la guerra, estoy hablando de antihéroes. Seres humanos, carentes de ciertas virtudes, pero excedentes en otras. Un narcisista fantoche como Tony Stark, un bandido revolucionario como Pancho Villa, un Fantomas, un Robin Hood velando por Nottingham, un arrogante Han Solo, una Beatrix Kiddo. El héroe byroniano se ha vuelto añejo, sin embargo aún existen héroes incompletos, fáciles de familiarizar con uno mismo, héroes más reales.

Cabe a aclarar que el protagonismo de una historia no convierte a un personaje en un héroe o antihéroe, la villanería de Amado Carrillo, el Chapo Guzmán y Pablo Escobar es IRREMOVIBLE. Soy fuerte crítico de la exaltación de personajes faltos de moral por medio de novelas, programas de televisión o incluso música, pero ese será tema de otro día.

Me despido con una canción que más que una dedicatoria, resultó ser un regalo por parte de una íntima amiga durante mis episodios más oscuros del 2012. Esto es ‘Así pasa cuando sucede’, sugerencias y comentarios son bien recibidos.

Anuncios